Las doce preguntas que debes hacerte para saber si tienes un problema con las bebidas alcohólicas
Hoy
Vistas: 1 144 142

Hay personas que toman una o varias copas de alcohool a diario, otras que lo dejan para el fin de semana, las que solo beben en celebraciones especiales... ¿En qué momento el alcohol supone un problema para quien lo consume y, por extensión, para su familia?

Un signo claro de que representa un problema es que una vez que se da el primer trago, ya no se puede controlar su ingesta y hay un deseo de seguir bebiendo. Así lo asegura a ABC Antonio, miembro de Alcohólicos Anónimos. Este hombre de 50 años sabe muy bien de lo que habla porque comenzó a beber a los 14 años y logró dar su último trago hace tres años gracias al apoyo de Alcohólicos Anónimos.

«Me di cuenta de mi grave situación porque no podía parar de beber; el alcohol me controlaba a mí».

Explica que llega un momento en que después de tomar una bebida alcohólica apetece una segunda, y una tercera... y luego otra, y otra más... «Sin embargo, hay personas que consumen todos los días y controlan perfectamente; es decir, dejan de beber sin que suponga para ellos ningún esfuerzo, saben parar. No siempre ocurre así, hay casos en que tienes una clara obsesión por tomar la primera copa y, después, un deseo impulsivo por seguir consumiendo. Cuando se controla no suele degenerar en problema; pero cuando el alcohol es el que te controla sí es necesario tomar medidas para cambiar la situación».

Desde la Asociación de Alcohólicos Anónimos invitan a quien tenga alguna duda a responder a estas preguntas:

—¿Me he prepuesto no beber durante más de una semana sin llegar a conseguirlo?

—¿Me molesta que se hagan comentarios sobre mi forma de beber? ¿Me gustaría que dejaran de hablar de ellos?

—¿He cambiado de marcas o clase de bebida para tratar de controlarme?

—¿He necesitado alguna vez beber algo para comenzar la jornada?

—¿Me gustaría ser como la gente que ùede beber sin crearse problemas?

—¿Tengo problemas en casa por mi forma de beber?

—¿Tengo pconflictos con otras personas por mi forma de beber?

—En las ocasiones en que se sirve alcohol, ¿trato de conseguir tragos extras?

—¿He tratado de no beber (o de controlarme) y no obstante he acabado embiagrado?

—¿He faltado a mis clases o al trabajo a causa de la bebida?

—¿Tengo lagunas mentales (periodos en que no puedo recordar) a causa de la bebida?

—¿Sería mejor mi vida si dejara de beber?

Desde esta asociación señalan que si se responde afirmativamente a cuatro o más preguntas «es probable que la persona tenga un problema con la ingesta de alcohol porque así lo han observado en los miles de miembros de Alcohólicos Anónimos durante muchos años».

Desde esta asociación, invitan a reflexionar sobre el asunto y tomar medidas para evitar riesgos mayores. Para concienciar de manera mayoritaria a la sociedad, el próximo 10 de junio esta organización celebra su 87 aniversario con un acto en CaixaForum Madrid. Es una forma de recordar su labor y poder llegar a ese alcohólico que aún está sufriendo porque no puede dejar de beber. Ese es el único objetivo de Alcohólicos Anónimos, según apuntan sus representantes: «Llevar nuestro mensaje de que hay una solución, no la única, para el grave problema del alcoholismo. Es nuestra responsabilidad darnos a conocer a aquellas personas alcohólicas y no alcohólicas, pero que pueden tener un interés en nuestra asociación, familiares, profesionales de la salud, medios de comunicación, etc», concluyen.

Entre los ponentes de este acto destaca la participación de Nestor Szerman, médico psiquiatra y jefe de los Servicios de Salud Mental Retiro del Hospital Gregorio Marañón, y de Amparo Miranda Vinuelas, jefa de la Unidad Técnica de Prevención de Adicciones de la Dirección General de Salud de la Comunidad de Madrid. La asistencia al acto es gratuita hasta completar aforo.

Fuente: www.abc.es

Más noticias

Véanse también: