Siete de cada diez directivos de las principales empresas prevén una desaceleración económica en 2023
Hoy
Vistas: 939 507

La economía mundial entra en 2023 con una perspectiva preocupante, principalmente por la desaceleración de la actividad que se prevé a lo largo y ancho del globo. Los riesgos geopolíticos persistentes, el impacto de la inflación y la volatilidad de la economía siembran de dudas el futuro más inmediato de las principales economía mundiales, tal y como recoge la 'Encuesta Mundial de CEOs', elaborada por PwC a partir de la opinión de 4.410 máximos ejecutivos de 105 países, presentada este lunes en el Foro Económico Mundial de Davos.

El pesimismo y la cautela son las dos palabras que mejor definen el sentir de los CEOs mundiales sobre la evolución de la coyuntura económica internacional y de sus negocios en 2023. Pesimismo porque el 73% de los máximos ejecutivos globales (el 76% de los españoles) prevén una desaceleración de la economía mundial en los próximos doce meses. Y cautela -o prudencia- porque, a pesar de lo negativo de estas perspectivas, el 60% de los directivos no están pensando en reducir sus plantillas y el 80% tampoco prevé ajustar la remuneración de sus empleados, sino que apuestan por transformar sus negocios, recortar los costes operativos, mejorar la productividad y diversificar sus fuentes de ingresos como recetas ante la actual situación.

La caída de laconfianza de los primeros ejecutivos en la evolución de la coyuntura económica mundial es la mayor que registra la encuesta en los últimos doce años y contrasta con el fuerte optimismo, también en niveles récord, de 2021 y 2022. Destaca el pesimismo de los directivos empresariales pertenecientes a los países del G-7 que se están viendo muy afectados por la crisis energética, y donde una mayoría cree que sus economías domésticas se van a comportar todavía peor que la coyuntura internacional, como sucede en Francia donde cae del 70% al 63%, Alemania que pasa del 94% al 82% y en el Reino Unido (del 84% al 71%). Mientras que, entre los más positivos, se encuentran los altos directivos de Estados Unidos, Brasil, India y China.

Reducción de ingresos

Los CEOs globales tampoco tienen una percepción buena de cómo van a evolucionar los ingresos de sus empresas en 2023: en conjunto, la confianza cae un 26% respecto al año pasado, el mayor descenso desde la crisis de 2008, en la pasada crisis financiera. En España, el porcentaje de directivos que confían completamente en cumplir con sus objetivos de ingresos cae respecto al año pasado -del 64% al 26%-, y la mayoría -el 53%- se declara moderadamente confiado. En cuanto a los mercados preferidos para la inversión para las compañías españolas, Estados Unidos (44%), Alemania (29%), México (24%) y Francia (21%) son los destinos preferidos.

Para responder al difícil contexto económico, los primeros ejecutivos tienen previsto ajustar los costes y ampliar sus fuentes de ingresos. Concretamente, el 52% espera reducir sus costes operativos, el 51% tiene previsto subir los precios de sus productos y el 48% diversificar sus productos y servicios. Sin embargo, la mayoría no contempla tocar el empleo ni la remuneración de sus empleados. De hecho, la falta de talento con las capacidades que necesitan las compañías seguirá siendo una constante en 2023.

Siete de cada diez directivos de las principales empresas prevén una desaceleración económica en 2023

Por primera vez -y a la vista de cómo se han acelerado las tendencias disruptivas en el mundo de los negocios-, la encuesta pregunta a los principales directivos mundiales sobre cuál considera que será la vida media de sus compañías y la respuesta es significativa: el 40% cree que sus empresas dejarán de ser viables en menos de diez años si sigue por el mismo camino.

Esta repuesta es consistente entre los máximos directivos de distintos sectores, como los de telecomunicaciones (46%), industria (43%), salud (42%) y tecnología (41%). Cuando se les interroga sobre cuáles son los desafíos que pueden afectar a la rentabilidad de sus compañías en la próxima década, el 56% asegura que el cambio en los hábitos de comportamiento de los consumidores, el 53% la nueva regulación, el 52% que la falta de talento y el 49% que la disrupción tecnológica. En el caso de los CEOs españoles, los desafíos son similares, aunque destaca que más del 70% de los entrevistados en nuestro país sitúan a la regulación como gran desafío para la rentabilidad de sus compañías.

Riesgos y amenazas

Si hace un año, la ciberseguridad y la salud se situaban entres las máximas preocupaciones de los consejeros delegados para la actividad de sus empresas, en la actualidad, el panorama ha cambiado sensiblemente. La inflación, la volatilidad económica y los conflictos geopolíticos son, por este orden, las tres grandes amenazas para las compañías en el corto plazo, según los máximos directivos entrevistados tanto a nivel global como en España.

Cómo no podía ser de otra manera, la guerra en Ucrania ha incrementado la preocupación de los directivos por los conflictos geopolíticos en todo el mundo, lo que les está llevando a retocar algunos aspectos de los modelos operativos de sus empresas. En este sentido, en los próximos doce meses los CEOs tienen previsto incrementar sus inversiones en ciberseguridad (48%), ajustar sus cadenas de suministro (46%), y repensarse su presencia en algunos mercados o la entrada en otros nuevos (46%).

Fuente: www.abc.es

Más noticias

Véanse también: