Cómo una taza de café puede arruinar una entrevista de trabajo
Hoy
Vistas: 815 271

Elegir un trabajador óptimo para un puesto de trabajo específico va mucho más allá de seleccionar los mejores currículos, tener una experiencia laboral notable o contar con una preparación académica envidiable. Los responsables de recursos humanos de las empresas grandes o los jefes de las pequeñas muchas veces buscan las actitudes por encima de las aptitudes.

Hay jefes, sin embargo, que no hacen más que poner 'trampas', hasta el punto de que aceptar una simple taza de café puede ser crítico a la hora de conseguir un puesto de trabajo.

Trent Innes es uno de los responsables de Xero Australia, una empresa informática de prestigio. Como tal, y en un ámbito en el que suele haber una amplia rotación de personal, es habitual que tenga que hacer un cierto número de entrevistas, hasta el punto de que ha decidido implementar lo que considera un paso fundamental para ser contratado.

Es la prueba de la taza del café. Innes ha explicado en el podcast 'The Venture', especializado en el mundo de las empresas, cómo la actitud de un candidato puede determinarse por cómo se comporta cuando le invitan a a esta bebida.

«Siempre me llevo al candidato a dar una vuelta por la oficina y pasamos por la cocina, donde me las ingenios para acabar llevándonos una bebida. Entonces me lo llevo de vuelta y tenemos nuestra entrevista, y una de las cosas que busco siempre al final de la misma es, ¿la persona que hace la entrevista lleva esa taza vacía a la cocina?», contaba Innes.

Según él, el comportamiento del entrevistado con una taza sucia dice mucho sobre la actitud y pulcritud del trabajador. «Puedes desarrollar habilidades, puedes adquirir conocimientos y experiencia, pero realmente todo se reduce a la actitud, y la actitud de la que hablamos mucho es el concepto de 'lava tu taza de café'», cuenta.

No es una cuestión menor, ya que Innes usa esta técnica en todas sus entrevistas, y ya ha rechazado a varios candidatos por no llevar la taza sucia de vuelta a la cocina. «Si un día entras a la oficina de Xero, verás que las cocinas casi siempre están limpias y relucientes. Realmente es solo asegurarse de que realmente encajen en la cultura dentro de Xero y realmente asuman todo lo que deberían estar haciendo», afirmó.

Fuente: www.abc.es

Más noticias

Véanse también: